MASAHARU MORIMOTO

Japonés,Masaharu Morimoto es un arriesgado de la cocina que gusta de fusionar tanto ingredientes como técnicas, tomando siempre como parámetros la cocina asiática y la occidental.

Educado por maestros de la escuela tradicional japonesa, Masaharu Morimoto creció con la ilusión de cumplir el “sueño americano”. Rodeado de retratos de una sociedad “americana” de libertad, inclusión, riqueza y oportunidades, Morimoto se formó, en el ámbito culinario, con el objetivo de viajar a Estados Unidos y conocer los sabores de Occidente.

Después de abrir su propio restaurante y trabajar arduamente durante cinco años, Morimoto decidió venderlo y viajar a Estados Unidos con una única misión: cumplir su sueño.

En Estados Unidos encontró nuevos sabores, técnicas y expectativas. Se abrió paso en un mercado agresivo, con poco conocimiento de la lengua, pero con más pasión que “peros” en la boca. Así se convirtió en Chef Ejecutivo de Club Sony, y, posteriormente, en Head Chef del aclamado Nobu en Nueva York. Por esos años lo llamaron a participar en el programa de televisión Iron Chef en Japón y, posteriormente, en la versión estadounidense del mismo, de ahí saltó a la fama internacionalmente, hecho que le permitiría convertirse en uno de los Chefs más importantes del momento y que le facilitaría llegar a la cúspide de sus sueños.

Masaharu Morimoto no sólo es un Chef de altura, sino un empresario que ha logrado con gran dedicación posicionarse en el mercado restaurantero y darle vuelo a los cinco exitosos restaurantes en su haber; cuatro que llevan su nombre: Philadelphia, NYC, Boca Raton y Tokio; y un quinto en Mumbai, India llamado Wasabi by Morimoto.

Esto ha sido posible no sólo gracias a su empeño y su genio culinario, sino también al trabajo en equipo que ha hecho con otros grandes: por un lado, la mancuerna que hizo con el genio restaurateur Stephen Starr, y su grupo de expertos, que manejan exitosamente dieciocho restaurantes en Estados Unidos; también se ha aliado con Karim Rashid, el aclamado, y también rebelde, diseñador industrial para darle el twist visual a su Morimoto de Philadelphia, y con el aclamado y más famoso arquitecto japonés en el mundo, el vanguardista Tadao Ando, con quien hace perfecta armonía en su Morimoto de Nueva York.

Recientemente inauguró el Mori­moto Sushi Bar en el Waldorf Astoria Collection Hotel, así como dos nuevas propiedades en Napa Valley, California y en Waikiki, Hawaii. Por si fuera poco, el chef Morimoto ha desarrollado una lí­nea de cerveza premium que se distribuye internacionalmente y es autor del libro Morimoto: The New Art Of Japanese Cooking.

Morimoto Mexico City.

Con su original diseño basado en un buque, creado por el talentoso diseñador Thomas Schoos, y una carta de bebidas -donde no fal­ta una amplia selección de sakes- y platillos que com­binan los sabores de Japón con ese toque mexicano que hace tan particular cada una de sus propuestas , Mori­moto México se mantiene en el gusto de muchos.

Pero como busca estar siempre un paso adelante, pero de la mano con los gustos y necesidades de sus clientes, éste se renueva a un año de su apertura con cambios en parte de su mo­biliario y toques en su de­coración, sumados con una propuesta de nuevos plati­llos en su carta.

Y para los que tienen poco tiempo para comer, se cuenta con una carta de sus­his y platillos express para disfrutar en la barra, obser­vando su preparación.

Su menú contiene pla­tillos tradicionales con in­gredientes occidentales. Las especialidades incluyen: el Toro Tartar, presentado en una bandeja de madera y condimentado con el ca­viar osetra, crema fresca, wasabi, aguacate, hojas de shiso y soya dashi; la piz­za con atún crudo big eye, alioli de anchoas y jalape­ño; y el Morimoto Sashimi, una terrina de Toro, salmón ahumado, anguila barbacoa, atún y hamachi servido con cinco diferentes salsas en pipetas.

Para Morimoto, detrás de su inmenso éxito sólo hay un motivo válido posible, y ese es la pasión y el amor a su trabajo, su vocación incuestionable. Acepta que hay recursos necesarios y que la publicidad no está de más, pero lo importante es hacer el trabajo con pasión, amar lo que haces, y hacer felices a tus comensales, que están ahí para tener un momento agradable, alejado de lo terrenal, y cercano a lo mágico; un momento feliz. Esa felicidad es la que lo hace amar su trabajo y a lo que se dedica todos los días de su vida.

Datos curiosos:

  • Antes de ser chef fue beisbolista.
  • No cocina en su casa, su mujer controla lo que come.
  • Después de 20 años de residir en Nueva York, aún tiene problemas con el idioma, tanto, que aunque en  Iron Chef America habla en inglés, le ponen subtítulos o le doblan la voz.
  • Sus platos son como sus hijos, no le preguntes cuál es su favorito.
  • Ralph Lauren diseñó su último uniforme de Chef.
  • Colecciona utensilios tradicionales de cocina japonesa.
  • En los restaurantes de alta cocina en Japón no hay carta, el Chef elige lo que comerán los clientes, la única pregunta que se hace al comensal es: ¿Cuánto quiere pagar?
  • En su restaurante sirve el manjar mortal: fugu (o pez globo), y antes de consumirlo el comensal debe firmar un papel donde exonera de toda culpa tanto al chef como al restaurante. Hasta ahora nadie ha muerto, y Morimoto afirma que es totalmente seguro consumirlo.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *