Mercado de pescado de Tsukiji (Tsu¬kijishijou )

El Mercado Mayorista Central Metro­politano de Tokio, comúnmente conocido como Mercado de pescado de Tsukiji (Tsu­kijishijou ) es el mayor mercado mayorista de pescado y productos marinos del mundo y también uno de los más grandes merca­dos mayoristas de alimentos en general.

El mercado de pescado de Tsukiji se encuentra ubicado cerca de la “Estación Tsukijishijo” en la línea Toei Oedo y es la “Estación Tsukiji” en la línea Tokyo Metro Hibiya.

El mercado se compone de dos grandes zonas.

  • El “mercado interior” (jonai shijo) es el mercado mayorista li­cenciado, donde se realizan los remates y se procesa la mayor parte del pescado, y donde los comerciantes mayoristas con licencia (aproximadamente son unos 900) operan sus negocios.
  • El “mercado exte­rior” (jogai shijo) es una mezcla de ven­tas al por mayor y negocios de venta al público que venden utensilios de cocina japoneses, suministros para restaurantes, comida en general, y productos de mar, además hay numerosos restaurantes, es­pecialmente de sushi.

En el mercado se maneja el comercio de más de 400 tipos diferentes de produc­tos marinos que abarcan desde pequeñas sardinas hasta atunes de 300 kg, y desde algas baratas hasta el caviar más caro. El mercado moviliza más de 700,000 tone­ladas de productos marinos cada año en los tres mercados de Tokio, con un valor total de más de 600,000 millones de yen (aproximadamente unos 5500. millones de dólares norteamericanos).

Solo Tsukiji moviliza más de 2000 toneladas de pro­ductos marinos por día. El número to­tal de empleados registrados varía entre 60,000 a 65,000.

El mercado abre casi todos los días a las 03:00 por la mañana excepto los domingos y feriados y algunos días especiales duran­te la semana,1 y comienza la llegada de productos por barco, camión y avión desde todas partes del mundo.

Se destaca espe­cialmente la descarga de grandes volúme­nes de atún. Los vendedores de las casas de remate (vendedores mayoristas llama­dos en japonés oroshi gyOsha) estiman los valores y preparan los productos recibidos para los remates. Los compradores (que poseen ciertas licencias que les permiten participar de los remates) inspeccionan los pescados para determinar cuales son lo lo­tes por los que desean realizar una oferta y cual es el precio que ofrecerán.

El mercado de pescado más antiguo de Tokio fue creado por Tokugawa Ieyasu durante el período Edo para proveer de comida al castillo Edo (hoy Tokio). Toku­gawa Ieyasu invitó a que los pescadores de Tsukudajima, Osaka fueran a Edo y proveyeran de pescado al castillo.

 El pes­cado que no era comprado por el castillo era vendido cerca del puente Nihonbas­hi, en el mercado llamado uogashi (lite­ralmente, “fish quay”) que era uno de los numerosos mercados mayoristas especia­lizados que bordeaban los canales de Edo (como era llamado Tokio antes de 1870).

En agosto de 1918, luego de las lla­madas “Revueltas del arroz” (Kome Sou­dou), que se produjeron en más de cien ciudades y pueblos en protesta por la falta de comida y las prácticas especulativas de los mayoristas, el gobierno japonés se vio forzado a crear nuevas instituciones para distribuir los alimentos, especialmente en las áreas urbanas. En marzo de 1923 se promulgó la Ley del mercado central ma­yorista. El Gran terremoto de KantOocu­rrido el 1 de septiembre de 1923, arrasó la zona central de Tokio, incluido el merca­do de pescado de Nihonbashi. Durante la reconstrucción que siguió a dicho terre­moto, el mercado fue mudado al distrito de Tsukiji, y luego de que en 1935 se con­cluyeron con las obras de construcción de un nuevo local para albergar el mercado, el mercado de pescados comenzó sus ope­raciones bajo las regulaciones de la ley de mercados centrales mayoristas de 1923.

 Tres importantes mercados comenzaron sus operaciones en 1935 en Tsukiji, Kan­da y Koto.

Pequeños mercados satelitales se abrieron en Ebara, Toshima, y Adachi, otros sitios.

 Actualmente, el sistema gu­bernamental metropolitano de Tokio de mercados mayoristas incluye más de una docena de mercados, que procesan pro­ductos de mar, verduras, carne, y flores

La lonja de pescados de Tsukiji en To­kio, la mayor del mundo, se vendió en 2012 un atún rojo de 222 kilos por el precio ré­cord de 155,4 millones de yenes (1,35 mi­llones de euros).

El ejemplar, que fue capturado en aguas de Oma, en la provincia de Aomori (norte), casi triplico el anterior récord logrado el año pasado, cuando el precio pagado por un atún de 269 kilos alcanzó los 56,49 mi­llones de yenes (cerca de 500.000 euros).

El comprador vendio el ejemplar en su establecimiento de Tsukiji a sus pre­cios habituales de 1,1 euros y 3,4 euros por cada pieza de sushi

En esa primera subasta del año, el com­prador del costoso atún fue la misma per­sona que el año anterior, Kiyoshi Kimura, presidente de la cadena de restaurantes de sushi Kiyomura. “Ha sido un poco caro”, aseguró a la agencia Kyodo el comprador, de 60 años.

¡ULTIMA HORA!

83 años después, siendo una de las principales atracciones turísticas de Tokio, el Mercado de pescado de Tsukiji cierra sus puertas. El viernes pasado realizó su última subasta y, en realidad, lo que realmente ocurre es una mudanza. El mercado se muda a otra ubicación, frente a la costa de Toyosu, dejando la zona y las instalaciones que lo han hecho famoso en estas últimas décadas.

En el Mercado de pescado de Tsukiji se trabajaba con más de 400 tipos diferentes de productos marinos, aunque es muy conocido por sus atunes de más de 300 Kg. También otros productos como algas o caviar. Se comerciaba con nada menos que 2.000 toneladas de productos marinos por día, necesitando decenas de miles de empleados para cada «engranaje» de esta gran maquinaria. A partir del próximo 29 de septiembre se cerrarán sus puertas de forma definitiva, y ya no podrá ser visitado.

Lo más interesante de este mercado, al margen de ver las subastas, la variedad de pescados y otros elementos propios de unas instalaciones como estas, eran todos los negocios que se generaban alrededor. Negocios que significaban un número muy elevado de experiencias culinarias, con restaurantes tradicionales que poco a poco se pierden en favor de las grandes cadenas y centros comerciales.

ESPERANZA

Tokio ha desvelado sus planes para el mercado de pescado de Tsukiji, la mayor lonja del mundo y uno de los destinos más visitados de Japón. Su futuro estaba en el aire debido a las constantes revisiones del controvertido proyecto para su traslado. Finalmente, una parte de este famoso mercado se reformará pensando en lo turistas y la otra, la de mayoristas, se trasladará.   La gobernadora de la capital de Japón, Yuriko Koike, desveló en rueda de prensa que el mercado, actualmente ubicado entre la Bahía de Tokio y el barrio comercial de Ginza, mantendrá en esta sede sus instalaciones de venta minorista, las cuales serán renovadas dentro de cinco años para convertirlas en una especie de parque temático gastronómico. El área mayorista del mercado, la que aglutina un mayor volumen de ventas y de clientes (profesionales de la restauración en su mayoría), será trasladada a unas nuevas instalaciones en la isla de Toyosu, más adentrada en la Bahía de Tokio. Por el actual mercado de Tsukiji pasan cada día 10.000 toneladas de pescado, marisco y otros productos frescos venidos de todos los mares del mundo, unos 3.000 millones de yenes (26 millones de euros/28 millones de dólares), 20.000 trabajadores y unos 60.000 clientes, según datos del Gobierno metropolitano de Tokio. Su traslado se integra en el proceso de renovación de la megalópolis para los Juegos Olímpicos de 2020, aunque quedó congelado después de que la gobernadora de Tokio emprendiera una revisión de sus costes a raíz de los fallos hallados en la construcción de las nuevas instalaciones. El traslado del mercado fue aprobado del Gobierno local en 2001 con objeto de ampliar y mejorar unas instalaciones de 80 años de antigüedad, pero el proyecto original fue retrasado en numerosas ocasiones debido a los problemas de contaminación detectados en la nueva sede. El nuevo mercado mayorista aspira a convertirse en un “gran centro logístico” donde se aplicarán las últimas tecnologías, y su traslado descongestionará de tráfico pesado el centro de Tokio y permitirá una mejor conexión con el aeropuerto internacional de Haneda, también ubicado en la bahía de la capital.


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *